Los glúteos están formados por tres músculos diferentes;  el glúteo mayor, el mediano y el menor.

Se trata de una de las partes de nuestro cuerpo que más deseamos mejorar y que más nos cuesta tonificar, por lo que es necesario saber cuales son los ejercicios más eficaces.

Es importante realizar correctamente los ejercicios.

Sentadilla

Para conseguir unos glúteos perfectos deberíamos incluir estos ejercicios a nuestro entrenamiento:

Sentadillas: Se trata de un ejercicio fundamental para desarrollar los glúteos que no debe faltar en un buen entrenamiento. Existen de varios tipos (frontal, de espalda, con o sin barra, …). Las primeras veces que se realiza este ejercicio es conveniente comenzar sin peso para ir cogiendo fuerza y confianza en uno mismo e ir aumentando el peso progresivamente.

Zancadas o ‘lunges’: Lo primordial en este ejercicio son dos cosas: mantener el equilibrio y no sobrepasar la punta del pie con la rodilla. Para realizar correctamente el ejercicio debemos colocarnos con los pies juntos y dar un paso hacia adelante doblando las dos piernas hasta que la rodilla de atrás casi toque el suelo y ambas rodillas estén dobladas a 90 grados.

Elevación de cadera: Tumbado hacia arriba, este ejercicio es uno de los más populares por su baja dificultad y su alta eficacia. Consiste en levantar el tronco, mantenerlo firme dos segundos, bajar al estado inicial y vuelve a empezar. Para aumentar la eficacia es importante no apoyar el culo en el suelo hasta acabar la serie.

Peso muerto. Se trata de un ejercicio muy completo que trabaja una gran cantidad de grupos musculares: lumbares, femorales y, por supuesto, los glúteos. Para empezar es importante tener la cabeza, cuello y espalda correctamente alineada hacía el frente con los pies abiertos a la altura de nuestros hombros mirando hacia adelante. Es importante además que cuando bajemos no miremos en exceso al suelo ya que eso hará que arqueemos la espalda. Al subir debemos mantener también  la posición hasta llegar a tener nuestro cuerpo y espalda completamente estirados.

Elevación de talones: Su nombre lo dice todo. Este ejercicio es muy útil para levantar nuestros glúteos y dejar atrás la temida flacidez. Para aumentar la eficacia es importante hacerlo además con peso.

Patada de glúteo. La manera más habitual de llevar a cabo la patada de glúteo es hacerlo en máquina. Es importante que tengamos en cuenta que la pierna con la que se trabaja no sobrepase la que tenemos apoyada en el suelo, ya que el trabajo se concentrará en la zona del cuadriceps en vez de en la parte de los glúteos, que es la que nos interesa.

Es importante realizar los ejercicios con la técnica adecuada y estar supervisado por un profesional, pues un ejercicio mal hecho podría causarnos lesiones importantes.

Recuerda que debes ser constante y esforzarse al máximo. Tu cuerpo puede con mucho más peso de lo que  tú crees.

​Es hora de que tus glúteos se vean mejor que nunca… ¡¡A por ellos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *